Coronavirus: ¿y ahora qué hacemos?

Son las 17:30 del martes 17. Segundo día laborable tras decretar el estado de alarma. ¿Cómo habéis pasado estos dos días?¿Cómo se han desarrollado las cosas en las notarías?¿Y cuándo ha terminado la jornada?

Hoy nuestro Presidente, con cara bastante fatigada, como las circunstancias han impuesto, ha comparecido en rueda de prensa. A mi me ha parecido un acto de responsabilidad y, con independencia del valor que se de a las declaraciones políticas que se hacen en este tipo de comparecencias, me ha gustado el tono cálido, cercano y sincero que ha empleado. La realidad es que la espiral en que nos ha sumido el COVID-19 sobrepasa la capacidad de gestión del Gobierno, por muy buenas intenciones que tenga y con independencia de su eficacia. Creo que no es el momento de cuestionarlo todo, especialmente lo ya hecho, pues agua pasada no mueve molino -ya habrá tiempo para ello-; creo que deberíamos pensar, cada uno, más allá de qué va a hacer el Gobierno por mi sino en:

“¿Qué puedo hacer yo para sacar esto adelante?”

En el día de hoy se esperaban las medidas económicas, al parecer más de uno se ha pensado que la varita mágica presidencial podría mitigar todos los efectos y secuelas sanitarias, personales y económicas de la crisis del coronavirus. Evidentemente eso no puede ser así de ningún modo. Existe un antes y un después de la pandemia y de sus efectos sobre nuestro país, España. En ese contexto me parece muy bien que Pedro Sánchez apele a la generosidad y solidaridad de todos, pues las arcas del Estado no pueden asumir lo inasumible. Aunque alguno lo ha considerado frívolo, a mi me ha parecido bien la llamada a que los niños se lavasen las manos. Todo gesto cuenta, todos estamos implicados.

Al margen del paquete de medidas y de lo que cada uno vaya a usar del mismo, existen determinadas actitudes que deberían empezar a replantearse bien para sobrellevar estos, esperemos, días, que serán semanas, bien para salir de la crisis y estabilizar la situación cuanto antes. En este contexto, me gustaría relatar lo que he percibido estos dos días de trabajo, lo que yo he hecho y lo que yo voy a hacer. Cualquier idea al respecto que queráis sugerir es buena.

El lunes puse en práctica las medidas que Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública (vaya que es feo el nombre, por cierto -lo siento, pero me chirría escribirlo-); el Consejo General del Notariado y mi Colegio Notarial, el de Valencia y mi sentido común me aconsejaron, sobre esto último trata el último post.

Resultado de adaptar dichas medidas a mi notaría, en Alicante, implementé las siguientes medidas:

  • Cancelé todas las firmas agendadas para la semana, que no eran pocas.
  • Di criterios sobre lo que era urgente. El concepto de “urgente” es evolutivo y aprendemos cada día sobre su ámbito. Así, tras dos días he firmado una hipoteca de un señor que iba a ser desahuciado; he dado cita para una renovación de crédito que vencía y que imponía devolver todo el dinero si no se renovaba; también he dado cita para dos fes de vida, a fin de posibilitar que extranjeros residentes en España puedan cobrar la pensión en su país de origen. En cambio, he rechazado un poder para poder recoger un título en España, pues la urgencia alegada era la que la poderdante regresaba a su país de origen, creo que allí podrá a un coste equivalente otorgar el mismo poder y remitirlo al apoderado.
  • He extremado medidas sanitarias y de gestión de citas. Por ejemplo, existen colectivos de riesgo y operaciones que pueden implicar riesgo para la salud. Un préstamo hipotecario que proceda de un acta firmada en notaría en la que el notario se haya enfermado puede que los firmantes se encuentren ya infectados. Consiguientemente, las razones de salud pública, en este caso, se anteponen a las urgentes, aunque se aleguen.
  • Además de adoptar el sistema de citas telemático y con todas las cautelas ya recomendadas, no doy cita para el mismo día -nadie me ha cuestionado eso-.
  • He dividido la plantilla en dos grupos, no por el argumento peregrino de que se pueda seguir trabajando si alguien enferma. Ni hay trabajo ni se espera. Por otro lado, yo que convivo con las dos, sería el comunicador del riesgo a ambos grupos. Además, he procurado que los riesgos se repartan de forma homogénea. Así, las firmas, caso de haber, se agendan de forma que un día le toquen a una parte de la plantilla y otro día a otra.
  • He reducido sensiblemente la jornada de atención al público, la he adecuado al horario que establecieron los distintos documentos que he citado. Por otro lado, la jornada laboral, también la he reducido, dando flexibilidad, además, a mi equipo. El día en que no tienen que hacer la jornada presencial, de momento, están en casa sin ninguna obligación más que atender las urgencias para las que sean requeridos -ninguna, en la práctica-.
  • Yo he entrado en el sistema de turnos, me cruzo con los dos equipos fisicamente los días de firmas agendadas, sin perjuicio de estar teletrabajando y atendiendo todos los días las cuestiones que me plantean sobre lo que los usuarios plantean y las posibles urgencias -cada vez menos- que se plantean.

Estos días, en el ámbito notarial, se han circulado dos tipos de lamentos, el primero: La indefinición del concepto de “urgencia”. Ello ha motivado interpretaciones muy restrictivas como la que yo sostengo, pues lo primero es la salud pública. Otras no tanto. No ha faltado algún compañero que ha enfocado la situación como de normalidad. La verdad, normalidad no existe ninguna, cada cual con su conciencia y corre el riesgo de que se establezcan las medidas disuasorias que correspondan que impone el marco legal creado por el RD de alarma. No ha ayudado mucho la Dirección General y las dudas que ha propiciado sobre la caducidad. Yo lo tengo claro, pero en Derecho todo es opinable. El que quiera, si yo deniego una actuación, puede probar, en mi caso hay muchas notarías en Alicante, en otra notaría, sin perjuicio de recurrir mi negativa ante el Colegio, en los términos que permite el Reglamento notarial -aunque los pobres miembros de la Junta, bastante tienen con sacar adelante el marco de la crisis-.

El segundo lamento procede, más que de los notarios, de sus respectivos equipos. Es algo que he observado desde que la crisis se precipitó el viernes. Bien está que nuestra Directora General haya agradecido a los equipos notariales y registrales su profesionalidad y dedicación.

Sin embargo, existe un malestar que ha puesto de relieve distintos problemas, por un lado, la falta de medidas sanitarias adecuadas, como se ve en este tuit:

Por otro lado, se ha cuestionado que determinados notarios -o registradores- no hayan establecido turnos, como se observa en este otro tuit:

Yo ya he expuesto lo que yo he hecho, sin embargo, los turnos, tanto en notarías como en registros, en el marco del RD de estado de alarma, se deben gestionar prudentemente, en función de las necesidades del servicio -atender las urgencias, que ya digo que, espero, sean pocas- y de la posibilidad del tele trabajo.

El problema de los turnos y de las medidas, ciertamente, no puede dejar de sorprenderme. Nunca me ha gustado quejarme al aire. Me parece que debemos ser responsables. Una notaría o un registro son lugares pequeños, existe un roce. Conozco a todos mis empleados, procuro implicarme en sus problemas más allá de la notaría, con respeto a su intimidad. Me preocupo por ellos y, creo, ellos por mi, en más de una ocasión me preguntan, cordialmente, por mi estado de ánimo como una pregunta más allá de la mera cortesía. Cualquier sugerencia la atiendo. En el tema de las medidas yo llevé la voz cantante, incluso con sorpresa de alguno de los miembros de mi equipo que había relativizado el problema. Los turnos, sin embargo, cayeron por su propio peso, el lunes, a dos metros de distancia cada uno, en la recepción de la notaría, con evidente abatimiento por las circunstancias, fuimos poniendo en común la situación y configuramos los turnos y la innecesariedad de hacer algo más que estar en la notaría cuando nos tocase y aprovechar ese tiempo para poner al día las pocas cosas que hubiese que actualizar. Existen asuntos en los que, en estos días, no merece la pena avanzar. Por eso las quejas que se han puesto de relieve estos días y que he apuntado, sólo las entendería si habiendo planteado una reunión, sin justificación alguna, no se hubieran tomado medidas en uno u otro sentido por cualquiera de las partes. La situación nos viene grande a todos, prueba de ello la humildad que ha manifestado nuestro propio Presidente, a lo mejor lo que no se le ha ocurrido a uno se le ocurre a otros, solo hay que llamar la atención de forma constructiva.

Anunciadas las medidas, por nuestro Presidente del Gobierno, todos, mentiría si dijera lo contrario, nos hemos planteado cómo, con solidaridad pero también con realidad, vamos a propiciar un escenario de mantenimiento económico, bien durante la situación de estado de alarma, bien cuando éste acabe pero siga sin reiniciarse la actividad económica. No nos engañemos, las urgencias, si son tales, que deberían, no dan para pagar las nóminas y gastos corrientes y el riñón de cada cual tampoco es infinito, como no lo será el de cada uno de los miembros del equipo de cada una de las oficinas.

Sin embargo, también deberíamos tomar conciencia de la situación y sacar algo bueno de ella. Como bien se nos ha dicho, el estado de alarma no son unas “vacaciones especiales”. Estamos ante una situación excepcional que con flexibilidad y cabeza todos debemos sacar adelante. Tras estos dos días, he pensado que bien estaría que utilizásemos nuestro tiempo en prepararnos para salir de la crisis cuando matemos al bicho. Cada uno tiene su gurú, yo tengo el mío para esto, @cripoll, esta mañana, con una conversación con él me ha hecho recapacitar sobre esto. A resultas de la misma he visto conveniente impulsar y aprovechar el tiempo muerto en aquellas tareas que nunca se hacen, por estar ocupados en el trabajo ordinario, pero que vendría muy bien que se hiciesen. Todo ello, en este caso, sin romper el sistema de turnos y sin establecer obligaciones extraordinarias. Así, esta tarde, en jornada laboral aunque cada uno estuviese en su casa, porque están dispensados de asistir al no haber trabajo ordinario y estando suficientemente atendida la notaría para las urgencias en el horario sugerido por las autoridades, he mandado el siguiente mensaje:

Y vosotros ¿qué haríais para ser mejores cuando matemos al bicho y dejemos de quedarnos en casa?

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

4 Comentarios »

  1. Buenas noches don Antonio
    Reconfortan sus palabras.. es como coger una taza de te caliente con las manos heladas en aquellos tiempos en que los inviernos eran inviernos.

    Por favor no pare de escribir, porque leerle es alimento para el espiritu, aparte de una gran fuente de aprendizaje. Mi veterinario me ha recetado tres cuartos de pastilla cada 24 horas. Le puedo enseñar la receta.

    “La situación nos viene grande a todos”…cuanta razón, que mejor forma de explicarlo y resumirlo todo.

    El día ha sido tranquilo. La gran familia de la Notaria de Sant Carles de la Ràpita (Bancos, APIS, abogados, y clientes particulares) han comprendido casi perfectamente nuestras explicaciones y la diferencia entre urgencia e interes. Aunque como toda familia que se precie siempre hay alguna oveja negra, que en mi caso familiar resulta que soy yo.. La Ley del Karma es lo que tiene.

    A corto plazo mi gran preocupación es no poder adquirir productos de protección, mascarillas y guantes, en todos sitios agotados.
    Mi mayor miedo, enfermar y transmitir esta enfermedad a mis clientes.

    La faena de la Notaría y como atenderla en estos momentos. Pues como un soldado de Fe, en este caso Fe Pública. De que sirve ganar el mundo si al final pierdes tu alma.

    El futuro… mi padre viajo de Astorga a Madrid, a un colegio de huerfanos de la Guardia Civil con quince años, sin padre ni madre y con una maleta de cartón, de su vida he aprendido una lección y es que no me importa la cara que me ponga el destino, que nunca hay que rendirse. Esta mañana he despertado con la imagen en mi cabeza de Winston Churchill y su V de Victoria.

    Reitero mi agradecimiento, recuerdos a la toda la ciudad de Alicante, la ciudad que me enseño a leer a sumar y restar, a hacer castillos de arena en la la playa del Postiguet y a lo azul que puede ser el cielo. Un abrazo desde el Delta de l’Ebre a la millor terreta del món.

    • Estimado amig@:
      Muchas gracias por tus cariñosas palabras y compartir tu experiencia. Son días difíciles para todos, a mi también me ha reconfortado tu comentario. Anima a seguir escribiendo, aunque a veces se tengan menos ánimos o ganas.
      Un fuerte abrazo y gracias por la referencia a Alicante. Nunca he estado en Sant Carles de la Rapita. Si bien tengo mucho cariño a esa zona. Siempre me ha fascinado el Ebro, por distintos motivos, el Delta, desde el aire, es espectacular. Y he tenido la suerte de parar alguna vez en les Cases de Alcanar, sin duda un lugar muy recomendable por muchos motivos.
      Feliz velada, mucho ánimo y mucha suerte, estamos en contacto 🙂

  2. Buenos días Don Antonio, desayuno mi primer Earl Grey, me tomo su pildora y me siento mejor.
    Soy Claudio, un humilde trabajador de una Notaria Rural, a su disposición, si bien durante un periodo, espero que breve, solo lo haré para casos urgentes.
    He dormido poco y mal, he estado pensando en los compañeros que estan en Notarías que han inyectado oxido nitroso en sus gasolinas, He comprobado en primera mano como nuestros Colegios y Juntas Directivas están siguiendo a rajatabla la recomendación del Ministerio de Sanidad, esto es lavarse las manos.
    Cuan facil hubiese sido sacar una circular en la cual avisaran de la fiscalización de la Actuación Notarial a traves del Indice Único, y las correspondientes y ejemplares sanciones administrativas con efectos desde el día 16 de este mes. Supongo que habrán valorado. las posibles consecuencias de todo tipo de su inacción. Y por supuesto llevar a cabo tal fiscalización, que entiendo sería extremadamente sencilla, el Indice Unico puede ser una gran herramienta para este cometido.
    Buen día y a marchemos a honrar nuestra profesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s