Los testaferros de Gowex: perspectiva notarial

testaferros gowex   Los testaferros de Gowex han copado la prensa económica de la semana. Hoy, leía en El País sobre la existencia de un quinto testaferro; una excajera de supermercado. Ello me ha llevado a bucear un poco más en las noticias relacionadas y me he planteado que sería interesante aportar la perspectiva notarial.

   Testaferro es aquella persona que aparece como cara visible frente a terceros y que, consciente o inconscientemente, encubre la realidad de la existencia de otra persona que mueve los hijos y realiza actividades delictivas, normalmente relacionadas con el blanqueo de dinero. Se llama también hombre de paja. Pues nada pinta realmente en los negocios que parece manejar, los cuales son mera pantalla de esas actuaciones ilícitas.

   Además de su absoluta falta de vinculación real a los negocios, suele ser una persona manifiestamente incompetente para los mismos, bien porque carece de la formación adecuada, bien porque realmente desconoce lo que se está haciendo en la práctica tras la actuación que realiza. Puede que simultanee varias actividades; sin embargo, en otras ocasiones, como en el caso de la excajera referido, según la noticia,  la actividad de testaferro es la única que realiza. La actuación de esa persona puede ser de buena fe y haber sido engañada; sin embargo, también puede tener mayor o menor implicación en lo que aparece tras la trama delictiva. Corresponderá a la Justicia determinar el papel que ha jugado el testaferro en la trama y si es o no responsable de algún acto ilícito.

   Así, hay testaferros que se limitan a hacer de pantalla para dar opacidad; otros gestionan directamente, de forma real y además dan opacidad.

   ¿Sabe el testaferro lo que realmente está haciendo? ¿Sabe que está cometiendo una actividad delictiva? La respuesta a este interrogante incide en el futuro del testaferro al que, en cualquier caso, cuando la trama sea desvelada por las autoridades del Estado, salpicará su actuación y verá comprometida su situación, si se llega a encontrar al margen de la Ley. No es algo que tenga que suceder necesariamente. Sin embargo, las personas, deben tratar de asesorarse ante situaciones en las que puede que no alcancen a entender las consecuencias de su propia actuación.

   Normalmente, para poner en marcha la actuación del testaferro se requiere la atribución de unos poderes de representación. Se le suele nombrar administrador de una o varias sociedades pantalla. De esta manera se trata de alejar el centro de actividades reales delictivas de la persona que aparece, frente a terceros, como representante de la sociedad. Esta última se limita a firmar lo que le dicen. Suele dar poderes a terceros y realizar distintas compraventas de derechos (participaciones sociales) en otras sociedades, normalmente, mediante los poderes que, a su vez, otorga a otras personas implicadas en la trama.

   ¿Sabe el Notario lo que está haciendo? Indudablemente, los notarios no somos policías fiscales, un hecho aislado es difícil de ser reputado como sospechoso. Sin embargo, la repetición de actuaciones como las relatadas, puede darnos a entender que existen indicios de que se están cometiendo actividades delictivas, no necesariamente por el testaferro, que puede ser una propia víctima de los delincuentes; sin embargo la actuación del mismo es un instrumento esencial de la trama.

   En el primer caso, si las actuaciones se realizan en distintas notarías, lo que el testaferro ha realizado llega a conocimiento tanto de Hacienda como a los servicios encargados de prevención del blanqueo de capitales. Los notarios, remitimos unos índices en los que aparecen volcados dichos datos. Así, si bien el Notario individual no puede saber la repetición de la actuación del testaferro; actualmente, es perfectamente posible configurar una alerta informática que avise al encargado de prevenir el fraude de la repetición de patologías ilícitas en distintas notarias. Por eso, aunque se hagan de forma aislada, en conjunto pueden ser reveladoras de la actuación fraudulenta.

   En otras ocasiones, es el propio Notario ante el que se repiten los hechos el que está encargado, como sujeto obligado en la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales, a pasar a la acción remitiendo información específica e informando sobre la actuación delictiva. La inactividad del Notario generaría responsabilidad para él.

   ¿Sabe el testaferro su condición de tal? En mi opinión, aunque no necesariamente tiene por qué saberlo, su situación es sumamente complicada. El simple hecho de mirar hacia otro lado, en ocasiones, puede generar responsabilidad. El testaferro, en cualquier caso, puede preguntar en la notaría sobre el sentido de lo que está haciendo.

   Por todo lo anterior, sorprende que desde Hacienda digan que no existían datos para investigar y que se desconocía la actividad fraudulenta. Puede que sea verdad que carecían de medios materiales para abordar una investigación. Pero con toda la información que se manda desde las notarías, de forma gratuita y que supone un notable esfuerzo económico y laboral para toda la estructura del despacho notarial, es perfectamente posible que salten las alarmas para iniciar una investigación. Suecde que es bastante más fácil y barato mandar cartas al ciudadano medio sobre reclamaciones más o menos fundadas que entrar a investigar sobre entramados tan complejos fundados sobre el asesoramiento de expertos altamente cualificados.

   Por eso, que cada palo aguante su vela. A la vista de lo anterior ¿Pensáis que es diligente el testaferro que, siendo designado Administrador, no se asesora sobre el alcance de su actuación?

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

(*) El post anterior contiene única y exclusivamente una explicación de lo que es la figura de un testaferro, partiendo de unos hechos que han sido puestos de relieve en los medios de comunicación. Indudablemente no cuestiona la presunción de inocencia que corresponde a cada uno de los investigados; todo lo cual corresponde dilucidar a la Autoridad Judicial. Consiguientemente, no supone una calificación de la actividad de los cinco testaferros investigados como delictiva. Hechos a los que, por otro lado, es totalmente ajeno el autor del post.

Anuncios

1 comentario »

  1. Como siempre genial Antonio,

    Explicación al alcance de cualquiera sobre que es un testaferro…

    Y sin duda la crítica que debemos reflexionar … aunque hoy día sabemos lo suficiente como para saber que no hay interés por sacar a flote economías sumergidas … etc….

    Gracias Notario … por enriquecerme cada día!!!

    Gran labor.

    Maribel Orellana Gil
    Col.2392 CAF MÁLAGA
    #AAFFINKIETA
    http://www.orellanagomez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s