Manuel Bella Rodríguez

“¡Ojalá todos los notarios actuaran así!.
Hace años, en una librería de viejo, me regalaron varios testamentos del siglo IXX, con una caligrafía envidiable, en ocasiones hasta con florituras y una redacción en la que sí se tenían en presente estas cuestiones. Los guardo para mostrarlos como ejemplo de en ciertas cosas no sólo no ha avanzado la sociedad sino que ha retrocedido. Quizás no pueda pedirse más por 50 euros.”

En Enseñar heredando

20 de diciembre de 2016

Anuncios