Aquí no hay quien viva

la foto   Efectivamente, este post trata de las relaciones entre vecinos. Y es que, vivir en comunidad no siempre es fácil.

   El otro día me encontré a mi amigo Jorge. Estaba muy enojado. Resulta que cuando había ido al garaje de su casa a dejar el coche, cargado de cosas que debía descargar, se había encontrado la plaza ocupada. A Jorge no le gusta ocupar la plaza de otro. Por tal motivo, dejó el coche a un lado para descargar sus cosas. Entre el coche y la pared había espacio suficiente para que pasase otro vehículo. El garaje estaba vació y los coches que transitaban por esa zona, además, eran pocos, pues se trataba del extremo de la planta. La operación le llevó unos diez minutos; de los cuales, cinco minutos fueron los que dejó el coche sin vigilancia. A la vuelta, para retirar el vehículo a fin de no molestar a los otros vecinos se encontró el espejo girado y la nota que ilustra este post en la que se leía: “La próxima vez le rayo el coche”.

   A Jorge la reacción del vecino le dejó descolocado. Era consciente de que podía haber molestado a su vecino. Sin embargo, pensaba que había sido una mala fortuna, pues había sido diligente. También le parecía que la reacción del vecino era desproporcionada.

   El caso es que Jorge, además, había visto al vecino que había dejado la nota. Así las cosas, ante tal amenaza, se planteaba denunciarlo.

   La realidad es que el vecino molesto tenía razón, no se debe ocupar un elemento común; sin embargo, tenía tanta razón como mala educación. El hecho de dejar la nota y amenazar a Jorge era una grave imprudencia. Jorge podría haber dicho, por ejemplo, que las rayas que tenía el vehículo se las había causado el vecino.

   Y es que, por mucho derecho que tengamos… ¡No nos podemos tomar las Justicia por nuestra cuenta! Es algo que procuro siempre dejar claro a las muchas personas que me preguntan en la Notaría sobre temas relacionados con el vecindario, alquileres y otros cabos sueltos cuando dependemos de la interacción de otras personas.

   Incluso en aquellos casos de viviendas unifamiliares adosadas que forman parte de una urbanización no somos libres para hacer lo que queramos en nuestra propiedad privativa. Por eso siempre insisto a las personas que quien quiera ser totalmente independiente que se compre un chalé.

   Vivir en comunidad implica cumplir las normas del edificio, así como la Ley que las respalda; sin embargo, ello no debería ser incompatible con una cierta tolerancia y comprensión. Todos podemos necesitar en alguna ocasión de ese vecino que pensábamos era molesto. El vecino de nuestra historia, a lo mejor no sabía a quién le estaba dejando la nota, pues no conoce el coche. Igual era aquel que le recogió las llaves cuando las dejó olvidadas en el ascensor…

   ¿Qué le dije a Jorge? El consejo fue más de sentido común que jurídico. Le quité hierro al asunto. Le recomendé que guardara la nota por si aparecía alguna raya en el coche. Y le aconsejé que la próxima vez no aparcara en el vial del garaje; sin perjuicio de disculparse con el vecino, al cual él si conocía; supongo que la vergüenza, en tal caso, de dicho vecino cuando Jorge se disculpase sería la mayor de las rayas que podía recibir. Si el vecino hubiese llegado a rayar el coche, además del bochorno una vez que hubiese recapacitado, el hecho podría haberle acarreado consecuencias penales.

   Y vosotros… ¿Cómo afrontáis vuestros problemas con el vecino molesto?

   Antonio Ripoll Soler

   Notario de Alicante

   www.notariaripoll.com

Anuncios

1 comentario »

  1. “APRENDE A APARCAR O LA PRÓXIMA VEZ SERÁN LAS ((((((4))))) ”

    Es increíble recibir este tipo de amenazas. La diferencia entre vuestra historia y la mía es que Terminé con una rueda rajada, a las 12:30 de la mañana, sin saber el actor y, lógicamente, con la compra de dos neumáticos nuevos.

    Nuestra empresa se encuentra dentro de una comunidad de propietarios, en el mismo parking exterior de la misma. Los vecinos no tienen asignadas las plazas, por lo tanto, cada uno aparca donde quiera y la mayoría de vecinos (de 3 bloques) son gente mayor, así que cada día habrá a cualquier hora del día unas 50 plazas libres para poder aparcar.

    Reconozco, como Jorge que aparqué mal. Aparqué en batería pero invadiendo con mi rueda izquierda delantera parte de la otra plaza. El fin era poder sacar unas tablas de mi asiento derecho delantero y con el coche que tenía aparcado a mi izquierda, prácticamente no podría abrir la puerta.

    Pues en cuestión de menos de 5 minutos, no exagero, hago un viaje al local (10 metros = 10 pasos), hago otro, hago otro, hago otro… no me explico en qué momento ocurre pero ocurre.

    Algo que no sabía, es que los locales que hay en los bajos, en el interior, de la Urbanización han ganado varios juicios porque los vecinos reclamaban que se cerrase al público, algo que veo lógico por la seguridad, pero condenando, de este modo, al desarrollo de las actividades de los propietarios e inquilinos de dichos locales.

    Si pudiese adjuntaría la foto de la nota junto a la rueda. Por cierto, en el título aparece el número 4 entre paréntesis, muestra la rabia de ese vecino plasmada en el papel en forma de redondel remarcando en más de 5 vueltas el número 4. (espero que lo entendáis).

    En mi caso, hay hechos, hechos de personas que ni viven, ni dejan vivir.

    Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s