El precio de los poderes para pleitos

poder pleitos alicante   Los poderes para pleitos no tienen el mismo precio en todas las notarías. Es uno de los comentarios que recurrentemente me hacen mis amigos letrados. El poder notarial procesal es uno de los documentos más encargados por los abogados. Mientras que muchos documentos notariales son el fin de una negociación. El trabajo que socialmente se imputa al abogado está íntimamente ligado a los Juzgados. En los Juzgados, normalmente, se hace necesaria la representación procesal y, lo más ágil, actualmente, es conferirla otorgando un poder notarial.

   Los aranceles notariales son complejos, sí, pero la forma de proceder por parte del abogado a la hora de pedir a su cliente que otorgue los poderes procesales no siempre es la misma.

   Hay despachos que mandan al cliente con una minuta de letrados y procuradores; otros, en cambio, entregan un formulario con las cláusulas que debe contener el poder y con los letrados y procuradores.

   Las dos formas de actuar son correctas; sin embargo, aunque aparentemente sean lo mismo, puede que incidan en el precio final del documento.

   Hace tiempo, una querida compañera letrada con la cual tenía muy buena relación, al haber sido alumna mía, me comentó que mis poderes eran más caros que los de tal notaría y más baratos que los de tal otra. Me pidió una explicación porque ella, con buen criterio, deseaba que su cliente hiciera el menor gasto posible. En ese caso le pedí que, ocultando los datos personales me remitiese las facturas y los poderes firmados. ¿Qué paso? El lector se sorprenderá, pero todos estaban cobrados correctamente. Si todas las notarías cobran lo mismo ¿qué explicación tiene la existencia de distintos precios para un mismo documento?

   El poder procesal es un documento sumamente bonificado en los aranceles notariales. La composición de su precio se determina por los siguientes elementos: 1) Número de poderdantes y apoderados; 2) Extensión del poder; 3) Número de copias. En el momento en el que se varía cualquiera de esos elementos el precio, necesariamente es distinto.

   Normalmente los despachos de abogados suelen poner el mismo equipo procesal. Tan insuficiente puede ser poner sólo un letrado y un procurador como innecesario designar muchos de unos y de otros.

   Se suele dar sólo la copia autorizada que se entrega al letrado, para utilizarlo. Si el cliente pide una para sí lleva un sobreprecio.

   Los dos elementos anteriores, respecto de cada despacho, suelen ser invariables. Mismo equipo, única copia.

   Sin embargo, la extensión del poder depende de cómo se encargue éste. Si el despacho tiene su formulario que entrega al cliente y siempre es igual, el precio debería ser el mismo. Si, en cambio, se utiliza el formulario de la notaría, el precio, aunque sea respecto de un mismo letrado, variará, pues no todos los notarios utilizamos el mismo modelo.

   Llegado a este punto, el lector pensará que al Notario le interesa hacer los poderes más largos para cobrar más. Craso error. A mi lo que me interesa, como notario es:

  1. Que el abogado o el cliente no se queje comparativamente del precio de mis poderes para pleitos, por muy legal que sea, pues, de lo contrario, dejará de contar conmigo.
  2. Que el abogado no tenga ningún problema cuando utilice el poder.

   Hay notarios que utilizan una plantilla muy extensa que, en su día se circuló por los Colegios Notariales; otros utilizan una muy cortita, para evitar costes. A mi me parece que lo ideal es, partiendo de una intermedia ir añadiendo aquellos supuestos que la práctica diaria me ha enseñado que pueden generar problemas en el Juzgado. Aprendo de las experiencias de los abogados que trabajan conmigo, además del estudio personal. Cada reforma, cada poder correoso o anécdota procesal contada puede desembocar en un retoque de mi plantilla. Puede que, al final, sea algo más caro, hablamos de una cantidad despreciable de en torno a cinco euros, sin embargo, duermo tranquilo sabiendo que el poder no será la causa por la que el abogado pierda el juicio por no tener las facultades adecuadas. Lo he dicho más de una vez, lo barato, sale caro.

   A mi alumna le dije:

“Si quieres, mi poder te puede costar lo mismo que el más barato, en ese caso tú asumes la responsabilidad de que no te sirva en tales asuntos porque no comprende estas facultades que sí aparecen en el mío”.

   Consiguientemente, si el abogado quiere controlar en todo caso el precio del poder y que cueste lo mismo en cualquier notaría, debe mandar al cliente con el concreto modelo de poder procesal que quiera firmar. Amigos letrados ¿os ha sido útil esta reflexión?

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

Anuncios

1 comentario »

  1. Una pildora mas para reflexionar. Siempre me he planteado la duda si nuestra minuta de poder era la correcta cuantitativamente en su extension y cualitativamente en las facultades que comprende. La pildora me reafirma en mis mas que motivadas dudas. Gracias. Una vez mas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s