Desheredación de hijos por maltrato psicológico

desheredación maltrato psicológico   ¿Mis hijos no me quieren y quiero desheredarlos? ¿Es posible? A medio día, volviendo para casa oía en la radio esta noticia sobre desheredación de hijos por maltrato psicológico al padre. La libertad de testar es algo tan demandado socialmente como neceario en la práctica.

   Mi profesión es preciosa. Te coloca en un lugar intermedio entre lo que hace el abogado, defendiendo a su cliente y buscando, necesariamente, la parcialidad y lo que hace el Catedrático, donde de lo que se trata es de encontrar el conocimiento en estado puro. Tengo la suerte de que las personas me hagan partícipe de sus vivencias, de sus preocupaciones y, ciertamente, se aprende mucho de todos y cada uno de los que abren su corazón compartiendo su experiencia vital contigo.

   Es frecuente oír a padres apesadumbrados por el hecho de que los hijos les han dado la espalda. Tú, que también eres hijo, no dejas de comparar lo que te relatan con tu propia experiencia vital. No te corresponde juzgar, sin embargo, mentalmente, eres persona y no dejas de valorar lo que comparten contigo. También es cierto que lo que oyes es solo la parte de la historia de quien se sienta frente a ti. Seguro que muchos serán objetivos, en otras ocasiones, tal vez, les empañe la emotividad de lo que relatan, de aquellos sueños y deseos truncados o del mismo deseo vital que no resultó colmar los sueños que anhelaron. En cualquier caso, tú, como Notario, indagas la voluntad de tu interlocutor y la plasmas, blanco sobre negro, cuando autorizas el testamento. A fin de cuentas, de eso se trata. No eres Juez, sólo un receptor de voluntades que debes dejar inmaculadas, sin apasionamiento, fieles a la intimidad de la persona que confía en ti. Escuchas, haces reflexionar y recibes la voluntad, tesoro legado que surtirá efecto más allá de la existencia de aquel que, con mirada empañada, te relata su vida.

   Sucede que en la mayor parte de España no podemos hacer con nuestra herencia lo que nos apetezca. Existen unas expectativas a favor, normalmente, de hijos y descendientes. Es la legítima. Sin embargo, en el estado actual de cosas, tal vez, bien valdría la pena  que el Legislador, al margen de dar lustre a ministros y políticos, se centrase en las necesidades de las personas. Tal cual están las cosas, la desheredación de hijos y descendientes se basa, básicamente en negar indebidamente alimentos y/o en haber maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra al testador. Normalmente, es difícil reconducir las vivencias del testador a uno y otro supuesto.

   Hace años que trato de reconducir lo que se me relata a una de las causas legales de desheredación; sin ellas, los deseos del testador no se verán cumplidos. Suelo, en tales casos, hacer referencia a la espiritualidad. Negar alimentos es algo más que dar de comer. Insisto en el hecho de que se ha privado al testador de afecto, cariño y compañía en los últimos años de su vida. La sentencia, que hoy es noticia, en el fondo, va por la misma línea, para mi, una gran noticia.

   En este sentido, recuerdo hace unos años, una madre que me dijo que su hijo le había producido maltrato psicológico y le pregunté que a qué se refería. Quería desheredarlo. Me relató que su hijo había pertenecido a un grupo terrorista y eso había motivado que todo el pueblo diera la espalda a la madre, lo cual le había amargado la vida. Para mi, que ese hijo no tiene derecho a legítima, está claro, sin embargo, pleitos tengas y los ganes.

   ¿Para cuando la auténtica actualización de las leyes civiles para que queden al servicio de las personas?

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

Anuncios

6 Comentarios »

  1. Felicidades por el post Antonio.

    Comparto tus reflexiones, y también me he encontrado situaciones similares, en las que un progenitor deseaba desheredar a su hijo por haberle ofendido verbalmente o maltratado psicológicamente.

    La novedad de la Sentencia del Tribunal Supremo se encuentra en que el artículo 853 del Código Civil tan sólo contempla como causa de desheredación el “maltrato de obra” o el “haber injuriado gravemente de palabra”. Se refiere a los “malos tratos” o la “ofensa o injuria grave”, pero no contempla expresamente el maltrato psicológico (salvo que en cuanto a la injuria pueda entenderse que lo es por su alcance emocional), posiblemente porque cuando se promulgó el Código Civil no se podía hablar aún del maltrato psicológico, pues la psicología como ciencia nació en el siglo XIX.

    No es necesario que exista una condena penal por maltrato, pero al final siempre es problema de prueba, que además corresponde a los herederos del testador si el desheredado la negare (art. 850 Código Civil), para lo cual deberá acudir al oportuno proceso declarativo.

    Como dices, sería conveniente que el legislador actualizara la regulación legal de esta materia, para adecuar el Código Civil a los tiempos actuales.

    Un saludo.

    @fabio_balbuena

  2. Gran pregunta la que introduce al termino del post, pues últimamente parece ser que se legisla para todo lo contrario.

    Comentario al margen de lo anterior, es sobre lo de “pleitos tengas y los ganes” confieso que cada vez que lo leo me deja confuso, no logro entenderlo.
    saludos.

  3. Hola, y felicidades de nuevo por el blog, en mi opinión el concepto de legítima en los tiempos actuales debería desaparecer o como mínimo actualizado profundamente. Atrás quedan las épocas en las que el hijo no heredero debía percibir una porción de la herencia para tener un “pedazo de tierra” para poder cultivar y así sobrevivir.
    En Catalunya el Código Civil admite tambén como causa de desheredacion la “La ausencia manifiesta y continuada de relación familiar entre el causante y el legitimario, si es por una causa exclusivamente imputable al legitimario”, no es mucho, ya lo sé, pero usando este artículo salvamos bastantes de los casos, ya que después de las desavenencias familiares similares a las que has expuesto en el post, viene una falta de relación familiar.
    No obstante veo injusto que un cónyuge viudo, en la mayor parte de España, no pueda aceptar por si solo como único heredero la herencia de su esposo/a sin la concurrencia de los legitimarios aceptando o renunciando a “sus” derechos .

  4. Felicitaciones por este blog. Comparto esa reforma ampliando la disponibilidad del testador sobre sus bienes. Con cautela; en los últimos años de vida de las personas nuestras mentes pueden verse alteradas o manipuladas fácilmente. Ahí está el notario para vigilar que eso no ocurra?.
    El cónyuge viudo que dice Mariant sería a su vez padre/madre de los posibles hijos?. Puede que el cónyuge viudo no fuese progenitor.

  5. Estimado Antonio:
    Voy a ser lo mas breve posible, me gustaría que fuese partícipe con su opinion en la opinion -valga la redundancia- que me forme del asunto. Padre que desheredera a sus 2 hijos por maltrato de obra recogido en el art. 853.2, maltrato psicologico. Los hijos en cuestion sólo han buscado el dinero facil a costa del padre (tampoco es que tuviera mucho dinero pero bueno). Le voy a poner el ejemplo más significativo del asunto, los hijos denuncian al padre por haberle dado un guantazo, él mismo reconoció que le pegó un guantazo a uno de los hijos, negando que le hubiese dado un guantazo al otro hijo (el juicio no llegó a celebrarse como consecuencia del fallecimiento). Es cierto que los hijos poco han ayudado al padre, incluso por whatsapp uno de los hijos escribió a un pariente que el padre se la traia al “pairo”.No obstante ahora viene lo “malo”.
    El padre ha sido alcohólico, drogadicto, ha estado en prisión, le han denunciado por malos tratos una pareja suya que tuvo… en fin, que tanto hijos como padre no son, digamos, un ejemplo a seguir.Lo unico que tengo es un par de testigos, el cual uno de ellos es el meidco que lleva el tratamiento de desintoxicacion que en un momento dado testificaria a favor de nosotros (del padre) diciendo que los hijos nunca fueron a terapia con él (según el médico era necesario que los hijos le acompañaran para superar su adicción).

    Y esa es la historia… lo único testificales y un whatsapp. Nada más.¿Usted como ve el asunto en caso de meterse en pleito? ¿Hay maltrato de obra en su vertiente maltrato sicológico?

    PD.: soy letrado y no quiero meterme en juicio si la cosa no está clara… las costas sobre 120.000 € puede no ser muy aconsejable.Un saludo.Jesús García-Paz García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s