Lo que la verdad esconde

donaciones_ISD   Lo que la verdad esconde era el título de una película de Harrison Ford y Michelle Pfeiffer. Si bien, a modo de reflexión, es algo que me viene a la mente en aquellos casos en los que las personas que confían en mi, como Notario, vienen a mi despacho, encargan unos documentos que, a la postre, nada tienen que ver con su auténtica voluntad.

   En estos casos, normalmente, siempre suelen tener todo claro, siempre hay alguien que les ha explicado bien, en casa, un vecino, un amigo, un compañero de trabajo… pero, nunca un profesional, las consecuencias de lo que han encargado al Notario.

   Sin embargo, por muy aconsejados que vengan, eso no me exonera a mi de hacer mi trabajo, pues los notarios debemos redactar el instrumento público conforme a la voluntad común de los otorgantes, la cual debemos indagar, interpretar y adecuar al ordenamiento jurídico, informando a aquéllos del valor y alcance de su redacción, como dice el artículo 147 del Reglamento Notarial.

   Es habitual que se presenten situaciones ambiguas en aquellos casos en los que se pretende planificar la distribución del patrimonio familiar entre los hijos, al margen del testamento. En ocasiones, los padres dan un dinero a los hijos, si bien, muchas veces, en lugar de manifestar su voluntad, sin más, encargan algo que nada tiene que ver con lo que realmente quieren.

   No hace tanto tiempo, era frecuente que vinieran unos padres vendiendo la casa al hijo, cuando, en realidad, lo que querían era regalársela, si bien, en una época en la que no se controlaban los medios de pago, se declaraba recibido un dinero que, en realidad, nunca se había entregado como precio, de esa manera se transmitía la propiedad y se beneficiaban de una fiscalidad más ventajosa que la de la donación. Tales operaciones no dejaban de ser un fraude para la Hacienda, en este caso autonómica. En otros casos, los menos atrevidos, esperaban encontrar en el notario el hombre bueno que entendiese que querían ahorrarse el dinero y preguntaban:

“¿Qué es más barato donar una casa o comprarla?

   En mi caso, la respuesta siempre era la misma, no es ni más caro ni más barato, si usted va a vender una casa se pagan unos impuestos fijos por el comprador al tipo del 7 % (que era el tipo vigente en aquel momento y lugar) y si va a donarla, el que recibe el regalo pagará un tipo progresivo sobre la base que variará en función de los importes y la relación de parentesco. Pero sí, se pagan más impuestos por recibir regalada una casa que por comprarla, aunque las cosas son lo que son y no cómo se las llame.

   De un tiempo a esta parte, en determinadas Comunidades Autónomas, se flexibilizó la normativa fiscal, como en el caso de la Comunidad Valenciana, haciendo las donaciones, no solo de los inmuebles, en el ámbito de la fiscalidad autonómica -no en la municipal, con la Plus-Valía (IIVTNU) ni en la estatal, con el IRPF- fueran neutras fiscalmente.

   Sin embargo, no por ello dejan  de venir personas a la notaría que desconocedoras de esa normativa o mal asesoradas, solicitan determinados documentos pensando que así se ahorran impuestos. En alguna ocasión se acude a la realización préstamos entre particulares. Los padres prestan a los hijos.

   En los últimos días una madre venía con su hijo a dejarle una cantidad de dinero. Antes de empezar a explicar el contenido de la escritura, pregunto al hijo:

“¿Vás a devolver el dinero a tu madre?

   La respuesta negativa va seguida de una explicación de lo que implica lo que quieren hacer y de lo que deberían hacer. Confían en el asesoramiento y acaban haciendo una donación.

   Y es que, en casos como el que nos ocupa, lo que la verdad esconde es una mala planificación sucesoria, porque con negocios que se hacen pensando que se consigue una ventaja fiscal, a la larga, surgen disputas entre los hijos por un mal asesoramiento y consiguiente distribución del patrimonio familiar.

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

Anuncios

4 Comentarios »

  1. Me dan un miedo esas simulaciones de donaciones porque en el momento que las cazan, si el ISD es doloroso, teniendo en cuenta la sanción que les va a caer, suele ser el doble de doloroso; además no se dan cuenta que para el caso de padres-hijos la CCAA cuenta con el arma de la presunción del 4 de la LISD, que con eso ya pillan y a ver luego cómo eres capaz de desmontarla, porque si se te ocurre llevarles un recibí de cualquier fecha aplican el 1227 CC y lo tiran y los notarios y los bancos no se van a avenir (o no deberían) a que se haga un pago con fecha anterior a la efectivamente hecha…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s