Honestidad jurídica

   En la agenda de hoy estaba citada una escritura de compraventa. Como parte vendedora, una entidad financiera; el objeto era un activo adjudicado, esas propiedades que, por desgracia, con la crisis, han adquirido los Bancos en perjuicio de las familias menos favorecidas. La parte compradora, un matrimonio como cualquier otro, con ilusión, adquiría una vivienda, segunda residencia, en la playa, a un precio muy razonable.

   Mariola, que era quien había preparado el expediente, a la hora proyectada, entra en mi despacho con cara de preocupación:

   “La minuta que nos manda el Banco exige que se incorpore una documentación a la escritura y una determinada redacción que duplican los costes de la notaría en perjuicio del comprador, que es quien paga los gastos”.

   Mariola había informado a la parte vendedora de esta contingencia, nada desdeñable -a todos nos cuesta mucho ganar para pagar-. La entidad vendedora, como consecuencia de la forma de trabajar estandarizada, informaba  que nunca le habían trasladado tal problema en las muchas ventas que, con arreglo a su modelo habitual, habían realizado. Mariola había ofrecido alternativas más baratas, con idénticos efectos, para que el matrimonio comprador no se viese perjudicado en los gastos. Sin embargo, la entidad vendedora, por el motivo que fuera, no podía rectificar la minuta.

   Cuando me informa del tema, con la misma perplejidad que ella me trasladaba, le he dicho: “resuélvelo como consideres”.

   Seguidamente, ha informado, por propia iniciativa, a la parte compradora, del asunto. También a la gestoría que gestionaba el préstamo, subsiguiente, para financiar la adquisición. Existía una provisión de fondos, a todas luces insuficiente ante la contingencia de la minuta, para satisfacer los gastos de notaría.

   La actuación de Mariola ha motivado que la parte compradora negociara individualizadamente la cláusula de gastos de la escritura; a resultas de lo cual la parte vendedora ha asumido -inusualmente- los mayores gastos que conllevaba la operación. Todo ello, no sin una larga espera para pedir las autorizaciones oportunas.

   Al terminar el día,  Mariola me trasladaba la siguiente reflexión:

   “No se si he actuado bien esta mañana, estaba todo preparado, las partes habían pactado gastos comprador, podría haberse frustrado la firma y se ha generado una larga espera…”

   Mi respuesta, sin dudarlo, ha sido la siguiente:

   “Mariola, has sido honesta, has hecho lo que tenías que hacer, has asesorado, las partes han decidido. La redacción de la escritura ha sido caprichosa, es justo que los mayores gastos los soporte quien los ha causado.”

   Hace muchos años, una persona muy querida por mi, el Dr. Soler, de Blog de Ojos, cuando yo estaba dejando la adolescencia, me decía:

   “Antonio, pasarán los años y te darás cuenta de que el que en el Colegio era un malasombra, sigue siéndolo; el que pasaba sin pena ni gloria seguirá pasando desapercibido; y, el que estaba hecho de buena pasta, se te mostrará con el tiempo como una buena persona, una persona que merece la pena, porque los valores buenos, con el tiempo, crecen”.

   La actuación de Mariola no ha hecho más que refrendarme lo que en este blog escribía ya hace tres años sobre esta profesional, en “Una mujer de éxito”. Mariola, este año cumple diez años trabajando conmigo, es una gran profesional y una mejor persona, da testimonio de ello día tras día con sus actos. Lecciones como ésta justifican el tiempo que dedico a mi profesión y a formar a las personas que trabajan conmigo.

   Hoy, otro de mis colaboradores, al finalizar la jornada, arañando minutos de nuestro tiempo de descanso para dejar el trabajo bien hecho, me decía:

   “Me encantaría jubilarme aquí, a la vez que usted”

   Ha sido, sin duda, la guinda del pastel que ha coronado mi jornada, rodeado de estas personas y de sus valores solo cabe gratitud.

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

Anuncios

9 Comentarios »

  1. Aunque no he vivido eso, lo he leído y tras la lectura no puedo dejar de felicitarles, al tiempo que expreso mi satisfacción por la clase a la que pertenezco. Y con esas actitudes y el tiempo, auguro frutos de calidad.
    Tomás Albero.

  2. ¡Enhorabuena por tener un equipo tan profesional y preocupado por el cliente! Desafortunadamente, es difícil de encontrar a día de hoy. Sigan así, porque con el replanteamiento de los valores que ha propiciado esta crisis que ha azotado a tantas personas, esta honestidad y transparencia es el futuro. Es lo que buscamos y buscaremos los clientes.

    Yendo más a lo particular, en concreto al poder de las entidades bancarias de doblegar la voluntad no sólo de los consumidores, sino también de los notarios en los que confían para otorgar las escrituras que precisan para su actividad, sobretodo financiera e inmobiliaria, debo manifestar que me asombra que en la muchas notarías la actitudno sea la de Mariola o la de Ud., sino la de seguir sus dictados al pie de la letra, que siga siendo la misma que en cierta manera propició la situación en la que nos encontramos. El cambio de chip se ha producido en muchas notarías, pero a veces parece que en algunas sigue primando el interés del más fuerte.

    Entre todos cambiaremos el mundo, eso sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s