Albacea: ese gran desconocido

albacea_notaria_alicante   El albacea es una figura en la que todos piensan al hacer un testamento pero pocos saben lo que es. Normalmente la gente piensa que es un administrador o un tutor y le da mucha importancia en el caso de la existencia de menores. Sin embargo, el albacea es algo bien distinto.

   El albacea tiene distinta importancia en función de la parte de España en la que nos encontremos. En Cataluña, su papel es muy importante, en cambio, en otras zonas de España pasa desapercibido. Es cierto que es una figura que, históricamente, en otro tipo de sociedad, podía tener un papel mayor. En el fondo, se trata de introducir a alguien en la intimidad de las relaciones familiares. El albacea no es heredero y, a lo sumo, percibe una retribución por su labor. Normalmente, lo más frecuente, es atribuirle facultades de contar y partir. Es el albacea-contador-partidor.

   El albacea es el que debe interpretar la voluntad del testador, el testamento. En nuestra cultura jurídica se supone que es una persona de su confianza y muy allegada a él. En muchos países, como en el Reino Unido, se ejerce de forma profesional por los despachos de abogados especializados.

   En España yo he autorizado muchos testamentos en los que se nombra al albacea, normalmente a los fines de interpretar el cumplimiento de determinadas condiciones; también en los casos en los que existen menores. Antiguamente se nombraban sin más y los herederos prescindían de ellos, algo que es legal, pues si no hay dudas, son mayores de edad, se puede prescindir de su actuación, en lo relativo a las facultades particionales que se les suele atribuir. La interpretación del testamento, que es otra de sus funciones esenciales, suele ser clara en el llamado testamento normal “de uno para otro y luego para los hijos”.

   Sin embargo, pese a ser cierto todo lo anterior, cada vez tengo más claro que los notarios debemos revisar la forma de acercarnos al testamento en España. Se aprende mucho ejecutando los testamentos, formalizando las escrituras de partición de herencia. En ese momento se diferencia un buen testamento de uno malo, uno complejo de uno sencillo…

   En los últimos tiempos veo particiones que son legales y correctas pero que, sin embargo, probablemente no obedecen a la auténtica voluntad del testador. Normalmente los cónyuges quieres protegerse recíprocamente, por eso hacen ese testamento de uno a otro y luego para los hijos. Sin embargo, cuando llega el momento de partir, o todo se adjudica por igual, entre todos; o las adjudicaciones lo que hacen es perfilar los intereses de los hijos que las madres o padres refrendan. Creo que en estos casos aunque las personas tienen claro el reparto y lo asienten; sin embargo, a la larga, se ven perjudicadas por una partición hecha bajo la premisa de que las cosas, pese a haber faltado el padre o la madre, no han cambiado y, por desgracia, las cosas sí han cambiado.

   Introducir un tercero que vele por los intereses del viudo o viuda puede dar objetividad a la partición hereditaria y hacer que el sobreviviente esté realmente protegido en la forma de hacer las adjudicaciones. Por muy ajeno que sea a la intimidad de la familia, seguro que hace su función. Tener mucho o poco es intranscendente. El que se queda quiere que se le garantice un techo y tener disponibilidad sobre los ahorros y eso no es lo que siempre hacen los interesados, bajo el pretexto de velar por su padre o por su madre. Se trata de una Justicia mal entendida.

Antonio Ripoll Soler

Notario de Alicante

www.notariaripoll.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s